GK Chesterton, Inglés Rambla Debate | cultura


G. K. Chesterton Esto tendrá una influencia definitoria en la cultura catalana de las guerras, una cultura moderna que es enfortia connectant-se amb tot lo que ha pasado en Europa en este momento. La influencia de Chesterton en el sistema intelectual catalán sería estilística, ideológica y política. Puede reconstruir una época inolvidable, mostrando las conexiones entre esta figura.

Una nota lunar a Les Nouvelles Littéraires de Paris de 1928, escrita por el crítico e historiador Marcel Brion, gran conocedor de la escena intelectual barcelonesa, dejaría constancia de los “lectores y amigos entusiastas” de Chesterton en Cataluña. Han pasado dos años desde el primero de los dos viajes de GK, tanto a Barcelona como a Sitges, con un monumento en su honor mencionado por Guillermo Cabrera Infante en este periódico. De ahora en adelante, la presencia de seva será constante. Les llibreries mostrarán sus libros y Pau Romeva —uno de los personajes clave de la muestra— impulsará la creación de Els Amics de Chesterton, así como una parte permanente de La Nova Revista dirigida por Josep Maria Junoy.

Para Josep Pla, Chesterton es “sinónimo del orgullo de la libertad”. En un artículo firmado en Londres en 1927 para la Revista de Catalunya, destacaba los aspectos que interesaban a Chesterton y que coincidían con algunos de los éxitos del seva resultante: «Me interesa de manera integral, no sólo un seva en parte polémica ideológica y religiosa, sino más bien polémica política y social”. Hola havia, per tant, raons de fons. Un parentesco con el polemista, el apologista católico, con el pensamiento social que los ingleses desarrollaron sobre la economía o, entre otros aspectos no tratados aquí por Pla, con el defensor de la literatura popular. Però, abans que res, hi va ser raons politiques.

primer impacto

El primer libro en inglés que llegó a las librerías catalanas fue La barbarie de Berlín (1914), publicado en castellano en 1916 por la editorial Oliva de Vilanova. Los tiempos de la Gran Guerra. Gran parte de la inteligencia catalana vivía en un clima favorable a la causa aliada. Com abans havia passat in altres zones d’Europa, el libro favorable a este bloque tendra aqui un buen éxito. La habilidad de Chesterton como polemista, afinada en buena medida en las duras disputas periodísticas de la época eduardiana (que dominaría el panorama tardío inglés al estallar la Primera Guerra Mundial), sería uno de los aspectos más apreciados que el catalán la cultura, llega hasta tal punto que esta atracción material crearía contradicciones. Esto, sobre todo tras la publicación del texto apologético L’home perdurable en 1927, el primer libro de Chesterton traducido al catalán y seguido por Los herejes. Esta valentía crearía una «atmósfera de chestertonitzación» en Cataluña, tal y como describe Sílvia Coll-Vinent, catedrática de Literatura de la Facultad de Filosofía de la Universidad Ramon Llull, de GK Chesterton en Cataluña y otros estudios sobre una determinada anglofilia (1916- 1938), una guía definitiva para rastrear la recepción del autor inglés. Destacarán las críticas «ferotges» de Gaziel a La Vanguardia oa Feliu Elias (que utiliza el seudónimo de Joan Sacs) de Revista de Catalunya. Este ho también registraría a Armand Obiols, apunta el estudio, en un artículo de La Nau de 1928 en el que describe la polémica «troglodita» entre «enemigos de Chesterton», de carácter anticatólico, enfrentados al grupo de La Nova Revista, defensores del catolicismo. con el mismo Chesterton. Sin embargo, el estilo del creador de Parr Brown fue sobresaliente en ambos. Esta será la principal puerta de entrada entre los intelectuales catalanes.

Dará una conferencia en la Universidad Literaria de Barcelona y visitará la Llibreria Americana

La calidad literaria «es un problema recurrente en todas las valoraciones catalanas sobre Chesterton, ya sea desde un punto de vista político, filosófico o apologético», apunta Col-Vinent en el estudio, que también recurre a Rovira y Virgili, un periodista nacionalista que valoró la dimensión estética en la Comunicación política de Chesterton. En el contexto de los mesmes, también destacan las simpatías de Rovira i Virgili con las opiniones de los ingleses sobre la cuestión irlandesa. Según Coll-Vinent, «una parte de la prensa de Cataluña será muy sensible a la revolución nacional irlandesa del trienio 1919-1921, a la que contribuirán especialmente las crónicas de Rovira y Virgilio». Se entiende, señala el documento, que el conjunto de artículos de GK sobre Irlanda, Irish Impressions (1919), que seguiría a la publicación del folleto de guerra, fue uno de «los primeros libros de Chesterton revelados a Cataluña».

Esta melodía la combinará el autor de L’home, de la que se dirá que hará referencia en su autobiografía (1936), publicada todos los días después de su muerte, que dejará constancia de su segunda visita a la península, en 1935: “El reciente vaig vuelve a visitar España; si los catalanes se permiten fastidiar a España (opiniones aparte, tengo una sincera simpatía por estos aspectos tan delicados)’. La referencia deixa entreveure, al mes, este primer viaje, que no es noticia en siete recuerdos, pero que será de lo más oportuno por la influencia que tendrá en Cataluña.

Quédate en Cataluña

El viaje comenzará en Madrid. Chesterton fue invitado a dar una conferencia en la Residencia de Estudiantes por el Comité Hispano-Anglo, organismo que establecería «la presencia más notable en la vida cultural española» durante sus 12 años de existencia, según el historiador Álvaro Ribagorda. Dado que el nombre de las conferencias y conciertos -añade- amb prou feines superaría la veintena en ese momento, la calidad de los invitados fue notable: el escritor H.J. Wells, el economista John Manyard Keynes o Chesterton Matteix. El poeta Junoy, que se había convertido al catolicismo con Chesterton, volvería a Madrid, irían a Marx a Toledo y luego irían a Barcelona, ​​a Junoy le haría de guía.

Chesterton llegará acompañado de su mujer, Frances, además de su sobrino, Rhoda Bastable, y se alojará en el Hotel Majestic de Passeig de Gràcia, según informa la web del Centro de Estudios y Documentación GK Chesterton (CEDGKC), dirigido por Coll-Vinent y asociado a la URL. Será la filial catalana del PEN Club, la asociación de escritores que invitó al pensador inglés en 1924, dado que esta visita no podrá realizarse hasta finales de mayo de 1926. Las actividades serán numerosas. Dará una conferencia en la Universidad Literaria de Barcelona y la visitaráAteneo Barcelona y Llibreria Americana de l’antic passatge de La Virreina. También será el invitado de honor de una sopa homenaje en el Hotel Ritz, a la que asistirán autoridades y personalidades de la cultura catalana, como Josep Maria de Sagara.

Formará parte del Majestic y será el invitado de honor visitando el Ritz con dignatarios y personalidades de la cultura.

El impacto directo del personaje causó una gran impresión entre los presentes, quienes coincidieron en destacar —según las crónicas de la época— la gran talla de Chesterton, su espectacular dieta o las cualidades de su humor. Sagara, como se describe en una parte posterior, volvió al café, una copa y un cigarro, fue asaltado a una distancia que le permitió observar «sense perdre cap detall», y mostrará un retrato por momentos de cabello grotesco («él usa frac de creixença, i un frac de creixença posat en una masa de carne con seva ja és, com si diguéssim, un frac d’altre món)”; y éste, también, conserva unos lemas de admiración «plenos y apasionados» de una casa «excepcional»: «Mi gran Chesterton, que quedará pintado de por vida en la sala más venerable del castell dels my records». Un detalle ilumina parte de la recepción política del polemista inglés: GK es visto como un transeúnte en la Rambla, siempre con feix de diaris sota el braç. La noticia que llegó de Inglaterra tocó el corazón del pensamiento social de Chesterton.

pensamiento social

Del 4 al 12 de mayo de 1926 habría una reunión de mineros en la Unidad Regne con un gran impacto en los trabajadores y los sindicatos. Chesterton, entonces en Catalunya, defiende las masas salariales de los mineros de acuerdo con la teoría distributiva que propugna feia temps desde su seu semanari, el Semanario de GK, defendiendo una alternativa entre capitalismo y socialismo. «Remei por un [Chesterton] Esta es la vuelta del capital a los hombres del mes”, resume el educador Pau Romeva en su primer artículo sobre Chesterton. Publicó La Nova Revista en 1927. El artículo seleccionado para la antología Textos de GK Chesterton dedicada a Pau Romeva, con introducción y edición de Sílvia Coll-Vinent y Josep Montserrat Molas, continúa: “Contra una situación económica en la que hay clase de capitalistas, fácilmente reconocible y comparativamente pequeña, en cuya posesión se concentra tanto capital que sería necesario que una gran mayoría sirviera a estos capitalistas por un centavo. [Chesterton] aboga por una política de pequeña propiedad distribuida, que hace cada día más notables a los hombres y mujeres reducidos a la viure del salari”.

Chesterton y la seva donaron a Sitges en mayo de 1926.


Chesterton y la seva donaron a Sitges en mayo de 1926.

Romeva, que un año más tarde inició el fallido proyecto de traducir la obra completa de Chesterton al catalán con la versión Seva de Herétics (reeditada recientemente en Quaderns Crema), estuvo fuertemente influido por varios aspectos de Chesterton, pero especialmente pel seu pansamento social. Ho palesa, por ejemplo, que los diputados de la Unión Democrática votaron a favor de la Ley de Contratos de Cultivo de 1934, que pretendía proteger la propiedad del camperol sobre las tierras a lavar, posición que provocará un «escándalo» entre la derecha catalana. , según apunta Hilary Raguer a la Unión Democrática de Cataluña y seu temps (1931-1939): «Algunos católicos catalanes, pel sol fet que aquesta lei retallava els seus privilegies, the qualificaven de bolxevic i blasmaven el diputat Romeva» expone el difunto historiador y monje de Montserrat, que cita el libro de Albert Balcells El problema agrario en Cataluña (1890-1936), destaca a los propagandistas de la ley, «republicanos jacobinos y anticlericales» que tienen unos ideales de reforma agraria «plenamente en línea» con las encíclicas Rerum Novarum de Lleó XIII (1891) o Quadregesimo anno (1931), de Pío XI Ambos documentos tendrían una gran influencia en la difusión.

“Algunos de los artículos de Chesterton Distributors se aplican a la propiedad de granjas. En el momento en que se está discutiendo la Llei de Contractes de Cultiu, Chesterton es uno de ellos», explica Sylvia Col-Vinent, mientras muestra uno de los documentos que se pueden presentar en la CEDGKC: una presentación favorable de Chesterton en un libro. promovida por la Sociedad de la Inglaterra rural. “El distributismo es un fenómeno inglés fundido”, afirma el especialista, que también ve en la lectura de Cobbett un factor definitorio del pensamiento social de Chesterton, un político conservador del siglo XVIII que exaltaría la Inglaterra rural cuando comenzaba a ver los efectos de la industrialización. revolución. GK li le dedicará una biografía.

La difusión del pensamiento distributivo de Romeva se renovó tanto en artículos como en traducciones al diario católico El Matí. En este sentido, el pensamiento social de Chesterton encontró un espacio favorable entre los intelectuales católicos. La introducción a la conocida antología, que destaca el respeto que Romeva tenía por la humillación y exaltación del hombre común en el pensamiento de Chesterton, recuerda mes tras mes que a pesar de defender la causa aliada, la segunda recepción de també teôlog londinenc será como un Católico. En 1920, la revista Estudis Franciscans, fundada por Miquel d’Esplugues, publicó «la primera revisión crítica importante de Chesterton» del jesuita Joseph de Toncoudec. En 1922 reproduje también un artículo de Enrico Furt de L’Observatorio Romano sobre la conversión al catolicismo del autor inglés cuyo primer libro en catalán, traducido por la poeta María Manent, sería precisamente un texto apologético, L’en casa aguantó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *